4/10/17

La guerra no tiene rostro de mujer, Svetlana Aleksiévich

Créditos de la imagen: tintaguerrerensedotcom.wordpress.com

Desde que era pequeña me ha interesado la historia y los sucesos que han ocurrido en el pasado. Particularmente las guerras han despertado mucha curiosidad en mí a pesar de no comprender la inhumanidad de los hechos que ocurren en ellas, por eso siempre me sorprendía de la brutalidad de la guerra, de cómo solo la conformaban héroes y villanos, personajes blancos o negros sin explorar el más allá de los datos y de los sucesos lineales de la historia como tal, veía la guerra como cosa de hombres porque esa fue la imagen con la que crecí.

Por eso, toparme con este libro fue salir de la caverna, ya que Svetlana nos muestra el otro lado del cuento, dentro de los mismos hechos históricos. Pero no nos narra esa historia de los vencedores, de los héroes, de los hombres orgullosos de su guerra. Ella aquí, cuenta las historias de esas mujeres que fueron francotiradoras, sargentos, zapadoras, médicos, soldados de infantería, cocineras, mecánicas, que condujeron tanques y también mataron personas, que al igual que los hombres querían sacar de su patria a un enemigo que había llegado a destruir todo lo que era sagrado para ellas, pero todo esto las golpeó desde su humanidad, desde sus miedos frente a la vida y la muerte, mientras afrontaban y cuestionaban esa línea entre lo humano e inhumano.
"Todos somos prisioneros de las percepciones y sensaciones «masculinas». De las palabras «masculinas». Las mujeres mientras tanto guardan silencio (...). Y si de pronto se ponen a recordar, no relatan la guerra «femenina», sino la «masculina». Se adaptan al canon".
Siempre solía pensar en la guerra como algo que los hombres hacen, porque, ¿cómo no?, desde pequeños los niños juegan con soldados y armas de juguete y siempre supuse que algunos  de ellos simplemente volvían reales sus juegos de niñez, pero no sabía del nivel partícipe de las mujeres en las diferentes guerras a lo largo de la historia. No conocía sus relatos, sus sentires. Mientras los hombres son los protagonistas de estas, las mujeres permanecen en el fondo, en silencio. ¿Qué sentían al ir al frente?, ¿qué pensaban cuándo mataban al enemigo?

Y más allá de una objetividad que por ahora no me interesa y una historia que fue vetada tal vez por muchos historiadores por ser relatos considerados como banales, este libro se centra en los pequeños detalles que permiten recrear los sucesos desde otro punto de vista, este libro va sobre los sentimientos, los colores y los olores, habla de esa guerra de las mujeres en un tejido de experiencias desde lo humano y desde lo que llevamos adentro.
"En el centro siempre está la insufrible idea de la muerte, nadie quiere morir. Y aún más insoportable es tener que matar, porque la mujer da la vida. La regala. La lleva dentro durante un largo tiempo, la cuida. He comprendido que para una mujer matar es mucho más difícil."
Esas historias sobre cómo fue tener que usar zapatos de tallas grandes que causaban sangre y ampollas, sobre esos uniformes que no venían con sujetadores, cómo era el ser acosada sexualmente, el cómo era estar embarazada y aun así luchar en batallas, cómo era el ser tratada como un ser inferior solo por ser una mujer en la guerra, el tener que ahogar a su propio hijo bebé para que los gritos del niño no revelaran a sus enemigos la ubicación de su tropa.

Es un libro que para mí fue bello a pesar de lo doloroso y difícil, gracias a este libro pude conocer esa perspectiva de la humanidad durante la guerra y después de esta, una guerra que en esta ocasión es menos película y más sentida, vergonzosa, difícil. Las emociones a flor de piel y los sentimientos de cada mujer rusa cuando luchaban. Incluso en ocasiones las pude sentir, entre líneas, sus angustias, sus dolores, sus miedos.

No sé si en este punto nosotros manejamos el patriotismo que empujaba a estas mujeres a actuar y a ir al frente y de impulsar ese deseo de salvar lo que conoce y ama. Yo personalmente no sé qué decisión tomaría en una situación como esas. Yo no conozco dicha valentía. Pero sí puedo hablar y entender lo más simple, el ser mujer. El cómo se puede transformar el alma de una mujer al presenciar atrocidades, el cómo se vive el dolor ante el sufrimiento del otro. Entiendo su valentía y su osadía y esas ganas insaciables de defender lo que aman. De extrañar a su familia, de intentar sentir odio por sus enemigos pero no ser capaz de no actuar ni de no ayudar a un alemán si ven a uno herido o hambriento, de titubear antes de matar a alguien porque aunque sea el enemigo, sigue siendo una persona. Eso sí lo puedo entender.

El que después de la guerra hayan tenido que volver a intentar reconstruir sus vidas, volver a la cotidianidad a pretender que nada las cambió, el casarse, el tener hijos, cada una intentando curarse interiormente a su manera, el tener que seguir adelante a pesar de esas experiencias que acabaron de vivir, eso me hace creer aún más en la fortaleza que como mujeres tenemos y que a lo largo de la historia muchos han tratado de apaciguar.
"La guerra femenina tiene sus colores, sus olores, su iluminación y su espacio. Tiene sus propias palabras. En esta guerra no hay héroes ni hazañas increíbles, tan solo hay seres humanos involucrados en una tarea inhumana. En esta guerra no solo sufren las personas, sino la tierra, los pájaros, los árboles. Todos los que habitan este planeta junto a nosotros. Y sufren en silencio, lo cual es aún más terrible".

4/9/17

Todos deberíamos ser feministas, Chimamanda Ngozi Adichie

Créditos de la imagen: https://pousta.com/chimamanda-ngozi-adichie-todos-deberiamos-feministas/

SINOPSIS: Adaptado de su magníica TEDx Talk del 2013, en tan solo 72 páginas Adichie nos ofrece una visión única sobre uno de los temas más controvertidos de nuestro tiempo: ¿qué signiica la palabra «feminismo» hoy en día? con un estilo claro, sencillo y directo basado en experiencias personales, Adichie deiende que el feminismo es una cuestión que nos atañe a todos, y que para poder acabar con el problema de la discriminación de género es necesario que la sociedad cambie su visión acerca de lo que signiica ser feminista, y un primer paso para ello es la educación de los hijos, tanto de los hombres como de las mujeres.

RECOMENDACIÓN

"He decidido no volver a avergonzarme de mi feminidad. Y quiero que me respeten siendo tan femenina como soy. Porque lo merezco. Me gusta la política y la historia, y más feliz soy es cuando estoy teniendo una buena discusión intelectual. Soy femenina. Felizmente femenina."
Me puse una tarea personal de leer más ensayos y libros en torno al feminismo, ya que es un tema que se está tratando mucho actualmente y junto a esto se está generando también una pésima y errónea concepción del término, donde muchos creen que el “feminismo” es el equivalente inverso del machismo, y please, no.

Esto más que una reseña, es una recomendación corta literaria que hago, porque me parece que es sumamente necesario este corto y breve ensayo para todos, para entender qué es lo que realmente significa el feminismo, que lo único que demanda son ideas sobre equidad de género y el reconocimiento de que tanto las mujeres como los hombres, tenemos las mismas capacidades intelectuales y los mismos derechos dentro de una sociedad.
“Me gustaría pedir que empecemos a soñar con un plan para un mundo distinto. Un mundo más justo. Un mundo de hombres y mujeres más felices y más honestos consigo mismos”
Chimamanda Ngozi es una escritora y novelista feminista nigeriana que recitó este ensayo en una conferencia por lo que está tanto escrito como en vídeo y les dejaré las dos opciones ya sea para que lo vean o lo lean. ¡Vale mucho la pena!, trata el tema desde sus anécdotas personales, desde sus percepciones, con humor espectacular y deja un mensaje claro, esta mujer es extraordinaria y quedé con muchas ganas de leer alguna novela suya. En conclusión, es algo que hay que leer.
"El problema del género es que prescribe cómo tenemos que ser, en vez de reconocer cómo somos realmente. Imagínense lo felices que seríamos, lo libres que seríamos siendo quienes somos en realidad, sin sufrir la carga de las expectativas de género."
No voy a profundizar mucho en el tema aquí, ya que tengo planeada una entrada dedicada al feminismo desde la literatura en general, y en ella voy a explotar mucho el contenido de este ensayo porque es maravilloso. Les dejaré el link del ensayo escrito y el vídeo de Chimamanda en la conferencia que consta de solo 30 minutos, por si les interesa que escojan entre cualquiera de los dos formatos. Ojalá lo disfruten. 




15/6/17

RESEÑA | Una corte de niebla y furia (Una corte de rosas y espinas #2), Sarah J. Maas

Crédito de la imagen: http://thesetrappedwords.tumblr.com/post/159792738559

SINOPSIS: Tras rescatar a su amado Tamlin de la malvada reina Amarantha, Feyre regresa a la Corte Primavera con los poderes de una Alta Fae. Pero no consigue olvidar los crímenes que debió cometer para salvar al pueblo de Tamlin... ni el perverso pacto que cerró con Rhysand, el Alto Lord de la temible Corte Noche. Mientras Feyre es arrastrada hacia el interior de la oscura red política y pasional de Rhysand, una guerra inminente acecha y un mal mucho más peligroso que cualquier reina amenaza con destruir todo lo que Feyre alguna vez intentó proteger. Ella deberá entonces enfrentarse a su pasado, aceptar sus nuevos dones y decidir su futuro.

OPINIÓN


Si no han leído el primer libro que es Una corte de rosas y espinas, no lean esta reseña porque podría haber spoilers de dicha primera parte.

Ahora sí, después de que Feyre rescatara a Tamlin, el Gran señor de la corte de primavera, de la malvada Amarantha, Feyre regresa a la corte ahora con los poderes de una Alta Fae, sin embargo, ella está muy lastimada y traumada por todo lo que pasó y por todos los crímenes que cometió para poder salvar al pueblo de Tamlin, además de que no se le olvida el pacto que hizo con Rhysand, el Alto Lord de la Corte de la Noche, que pactaba que ella debía ir con él una semana cada mes. Mientras se atiene a su trato con este, hay una guerra al borde de explotar en el mundo de estos seres feéricos que tendría grandes repercusiones en el mundo de los humanos.

Partamos del hecho crucial de que este libro pasa como si el primero nunca hubiera ocurrido, sí, se destruyó a Amarantha, ¿y?, de lo único que sirvió la primera parte fue para que el trato entre Feyre y Rhysand se ejecutara.

Feyre es IN-SO-POR-TA-BLE en todo el sentido de la palabra, en el primer libro la toleré pero en este quería asesinarla, ¿por qué tienen que haber tantas protagonistas tan insulsas y fastidiosas?, no lo entiendo. A ver niña, que no sabes utilizar tus poderes y si te vas con Tamlin a la guerra lo único que vas a hacer es estorbar y distraerlo a él de las cosas importantes. Pero claro, ella es la protagonista, ella siente que debe estar y saberlo todo, PORQUE ES LA PROTAGONISTA, no sabe nada sobre los conflictos de esa tierra, ni siquiera sabe nada sobre sus nuevos poderes feéricos, pero QUIERE IRSE A PELEAR LA GUERRA. No, no, te calmás. Entonces, Tamlin le dice que se quede en la casa, que ahí va a estar segura y entonces Feyre tiene la revelación de que su futuro esposo es un machista, misógino, que no la deja salir de la mansión y la quiere tener encerrada sabiendo que afuera está expuesta a todo tipo de peligro y Tamlin quiere protegerla.

 wtf confused huh jenna marbles what the fuck GIF

A ver, que no digo que Tamlin me súper encante, porque no, me parece un personaje aburrido hasta más no poder, pero la autora lo hace ver como lo peorcito de la historia, para darle entrada al ship Feyre-Rhysand, ¿por qué hace eso?, es cero necesario arruinar un personaje (y de la peor manera porque es completamente injustificado), para que la protagonista empiece a querer a otro.

Pero volviendo un poco en la historia, nuestra no tan amada prota no quiere casarse ahora con Tamlin pero cuando están a punto de hacerlo llega mágicamente Rhysand a llevársela por el trato que hicieron, y para el alivio de ella, y la desgracia, se va con él. Rhysand es un personaje que me dejó muy intrigada en el primer libro y quería saber más de él, pero la autora también lo arruinó en esta segunda parte. ¿POR QUÉ?, ¿POR QUÉ?


Entonces en estas semanas en las que Feyre vive con Rhysand, se desenamora en un dos por tres de… Tamlin who?, ¿no se supone que lo daría todo por él?, pues no, le daba cien por ciento igual lo que pasara con él, pero es que tiene al gran Alto Lord de la corte de la noche en frente, sí, sí, el mismo que era la bitch de Amarantha en el primer libro y le daba miedo a Feyre por lo malvado que era, pero es que esperen… todo tiene una explicación, tenemos que amar a Rhysand al igual que la protagonista, entonces obviamente hay una justificación para sus actos, y es que resulta que Rhysand es en realidad un ángel caído del cielo y no mata una mosca, todo lo que hizo lo hizo por salvar su pueblo, obviamente, porque cuando quieren meternos un personaje por los ojos, tienen que ser personajes perfectos, PER-FEC-TOS. Pobre Rhysand, ha sufrido tanto, debemos amarlo como Feyre lo ama, porque es PER-FE-CTO, ¿ya dije perfecto?

A ver que yo dije que Rhysand me había gusto en el primer libro bastante, porque de verdad me parecía un personaje oscuro e interesante, ¿por qué le da miedo a la autora desarrollar este tipo de personajes?, no porque un personaje tenga de verdad esta esencia quiera decir que los lectores lo odiemos, no si se sabe desarrollar, algo que Sarah J. Mass no sabe hacer. Y es que además la relación amorosa entre Feyre y Rhysand me pareció terriblemente forzada, para nada natural, aparte de que ohmygod, Rhysnd estuvo enamorado de Feyre todo el tiempo desde el primer momento, ¡qué sorpresa!


También están los amigos de Rhysand, Cassian, Azriel, Amren y Mor, que también son perfectas almas bondadosas y unos guerreros singulares y espectaculares, y que me hicieron dormir a más no poder.

Ya de ahí el resto de cosas son puro relleno de cosas equis que son cero relevantes para la historia, con el supuesto asunto de la guerra, nada pasa hasta el final y lo que en realidad pasa es una excusa para darle más drama a todo el dilema Rhysand-Feyre-Tamlin. La narrativa es absurdamente aburrida, el primer libro fue como, “bah, está bien, no es muy original pero me entretuvo bastante”, pero de este no puedo rescatar eso, fue muy aburrido, no veía la hora de acabarlo y aún no estoy segura de leer o no el tercero, tal vez sí, pero no por ahora ni por un largo periodo de tiempo.

Lo que sí me ha encantado ya independientemente de esta historia son los fan-arts que crean los fans, he reblogueado un montón en tumblr porque son preciosos y qué talentosa es la gente que los hace.


Estoy planteandome el hecho de no empezar más sagas juveniles porque ya no las disfruto tanto como antes y sinceramente todas me parece a copias de otras, soy muy fan por ejemplo de la saga de Cazadores de Sombras pero en realidad es porque la empecé siendo muchísimo más niña y ya me he encariñado con los personajes, con el estilo de la autora y la seguiré hasta el tiempo que sea, pero en este punto de mi vida ya no encuentro sagas juveniles que me satisfagan como en otros tiempos. Así que me iré en definitiva más por lo autoconclusivo. 

Bueno, ya sé que a muchaaas personas les encanta este libro y esta saga y eso está bien pero personalmente no me dejó absolutamente nada, pero a los que sí, ojalá puedan seguir disfrutando los otros cuatro libros que se vienen porque creo que serán seis, fiu, Dios me libre.